Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.
Al continuar navegando en entendemos que acepta las cookies de acuerdo con nuestra política de cookies. Ver política de cookies
aceptar

   KRONPRINZ TOY SOLDIERS es una marca española de Toy Soldiers y miniaturas militares establecida en Madrid, propiedad de Emilio Arredondo Sánchez y Carmen Llagostera Gil y dirigida por ellos.

   Aquí en KRONPRINZ TOY SOLDIERS, creamos, montamos, pintamos y terminamos nuestras figuras para que estén listas para ser colocadas en sus vitrinas o dioramas históricos.
   Creamos nuestras figuras a escala 1/30 o 60mm que es considerado por la mayoría de los coleccionistas y fabricantes el tamaño ideal.
   Cada figura es diseñada y creada por Emilio Arredondo Sánchez después de una amplia y detallada investigación histórica, pintada a mano por nuestro equipo de artistas altamente cualificados.
   Nuestros soldados de juguete están hechos de piezas de metal blanco fundidads, montadas, completamente pintadas, terminadas y embaladas aquí en KRONPRINZ TOY SOLDIERS.
   En la creación de nuestras figuras, además de la habilidad única y la experiencia de nuestro equipo de primera clase de artistas, utilizamos escáneres láser 3D y tecnología asistida por computadora para lograr resultados de alta calidad que distinguen nuestros productos sobre otros similares.
   Estamos totalmente comprometidos a producir miniaturas militares únicas y coleccionables que están entre las mejores del mercado y a precios muy competitivos.

NUESTRA HISTORIA PERSONAL 


   A Emilio, como a muchos otros niños, le gustaba dibujar y trabajar la arcilla con sus propias manos para hacer objetos simples. Luego aprendió a hacer copias de objetos más complejos como una hoja, una moneda y modelos de figuras pequeñas. Cuidadosamente, al retirar la arcilla, obtendría un negativo del objeto o un molde en el que otros materiales como el yeso podrían ser emitidos para reproducir el original. Pronto se dio cuenta de su talento como artista y así comenzó a usar arcilla para hacer moldes de piezas de museo como estatuas y piezas arquitectónicas.
    Tenía sólo 14 años cuando leyó en un libro, tomado de una biblioteca pública, sobre la fabricación de moldes de elastómero de silicona.
   Estos elastómeros para fabricación de moldes se suministran como composytes líquidos, usualmente el elastomero en si mismo y un catalizador , y se moldean fácilmente alrededor del original.
   Después de endurecer, se convierten en un material flexible que se puede estirar para facilitar el desmoldeo, incluso en los detalles mas profundas.
   Sin embargo, debido a su naturaleza elastomérica, vuelven a su forma original para dar una cavidad que refleja negativamente todos los detalles de la superficie original.

   Ese libro representa un hito importante en la vida y la carrera de Emilio.
   A partir de ese momento, Emilio comenzó a crear figuras más detalladas personalizando los kits disponibles en el mercado (sobre todo por Airfix) y refinando sus habilidades artísticas. Pronto, comenzó a crear sus propios modelos utilizando cera de modelado.
   A la edad de 16 años soñó ingresar en el Ejercito de Aire y comenzó a prepararse para la prueba de admisión a la Academia General del Aire de San Javier, Murcia.
   Desafortunadamente, desarrolló una hernia mientras jugaba en su equipo de rugby escolar y falló el examen médico. Tuvo que renunciar a su sueño de convertirse en un piloto de caza.        Luego , realizo su servicio militar y sirvió como cabo de artillería en la guarnición de Melilla, en el norte de África. Después de licenciarse , trabajó como ilustrador freelance para editoriales de libros de texto escolares y, de vez en cuando, para alguna editorial de comics .
Un par de años más tarde, él y su hermano Ramón, decidieron crear una colección de figuras en escala de 25mm para ser vendidas a varias tiendas especializadas en coleccionismo en Madrid.
   Un día, un cliente de una de esas tiendas, pidió reunirse con los dos hermanos para un proyecto en el que estaba trabajando. Emanuela Gambini, destacada arquitecto italiana que colaboraba con el arquitecto Fernando Chueca Goitia en la construcción de la Catedral de Madrid, "La Almudena".
   Era una coleccionista ávida de la obra de los hermanos y su colección ascendía a unas 15.000 figuras que cubrían toda la historia de la humanidad.
Emanuela y Fernando buscaban escultores expertos para trabajar en la reproducción a escala (alrededor de 1/20) de los monumentos escultóricos que adornan las calles de Madrid. Una semana más tarde, la primera pieza, la estatua del General Arsenio Martínez Campos, fue creada como la réplica perfecta a escala de la fantástica obra del escultor Mariano Benlliure que se puede admirar visitando el Parque del Buen Retiro en Madrid.
   Una semana después de la primera entrega, los dos hermanos estuvieron involucrados en un accidente de motocicleta. Ramón sufrió arañazos y moretones, pero Emilio salió con lesiones más graves.
   A pesar de esas lesiones, logró continuar modelando y en tres meses los dos hermanos entregaron los primeros seis modelos.
Cuando toda la colección fue finalmente terminada y fundida en bronce, un cambio de rumbo en el gobierno español puso fin al sueño de los hermanos y todo su trabajo terminó en el almacén.

  Después de recuperarse de su decepción, deciden iniciar una nueva asociación y se especializan en la reproducción a escala 1/1 de piezas artísticas y arqueológicas, incluyendo accesorios arquitectónicos, columnas, pilastras, estatuas , capiteles. Utilizarían una base de resina de poliester,cargada con polvo de mármol, polvo de metal y varios pigmentos.
   El resultado fue impresionante.
Después de tres años, por falta de fondos, decidieron volver a hacer miniaturas para otros fabricantes como Andrea Miniatures.
  Trabajaron para AM durante varios años hasta que Ramón decidió iniciar su propia empresa, "El Viejo Dragon", que todavía está en el mercado dedicada a la producción de kits listos para ser montados y pintados.
   Emilio, después de un breve período de colaboración con su hermano, fue a trabajar para Ediciones DelPrado para las que creó los moldes originales de las figuras producidas en masa en China de muchas de sus colecciones.
   Imagina la decepción de Emilio cuando apenas podía reconocer su trabajo una vez que las figuras estaban listas para el mercado.

   Cansados de todo esto, junto con su querida esposa Carmen, decidieron iniciar su propia compañía, Kronprinz Toy Soldiers. Toda su habilidad, su experiencia y su pasión de todos esos años han vuelto a la vida en sus únicas y espléndidas miniaturas hechas en España.

   Su compañera y esposa , Carmen, es también una parte esencial de esta nueva empresa.
Ella ha creado ayudado por un gran amigo su sitio web y trabaja duro en su catálogo en línea para asegurarse de que siempre refleja la calidad de su trabajo. También gestiona su equipo de artistas, mantiene las relaciones con sus proveedores y cuida a los clientes editando y publicando su boletín.
   Si tiene alguna pregunta que hacer, Carmen estará allí para que responderle y ayudarle con el proceso de pedido.